flor de cbd Marsellus

CBD para enfermos de cáncer

Si bien el cannabidiol o CBD, casi siempre en forma de extracto o de aceite de CBD, está cada vez más ampliamente adoptado como una alternativa plausible para tratar determinados dolores físicos y trastornos de ansiedad y de sueño, el estudio de la relación entre CBD y cáncer, y su aplicación en tratamientos de pacientes con cáncer, aún tiene un largo camino por transitar.

Numerosos estudios han probado la utilidad del cannabis en el tratamiento de distintos tipos de cáncer[1] como medicamento complementario a tratamientos más tradicionales como la quimioterapia, pero su uso aún no está difundido y su regulación varía mucho dependiendo del país.

El CBD en España

El CBD es un extracto natural de la planta de cannabis y cada vez son más los países que adoptan regulaciones para legalizarlo. En España, la producción y la utilización del CBD está únicamente aprobado siempre y cuando su propósito sea el uso externo, es decir, como crema o aceite de CBD para el cuidado de la piel o para el tratamiento de determinadas afecciones cutáneas. Cabe agregar, de todas formas, que en España se comercializa actualmente toda clase de productos con CBD orientados a su uso aromático o de coleccionista.

Sin embargo, en el 2014 se aprobó la utilización recetado de Sativex, una solución para pulverización bucal indicada para pacientes con casos muy específicos de esclerosis múltiple, aunque el mismo tiene un costo restrictivo y, por lo tanto, raramente lo recetan.

Otras drogas ampliamente distribuidas en el mundo no han sido aprobadas en España, en donde se considera que la legislación respecto al cannabis y al CBD es aún bastante restrictiva. Un gran ejemplo es el Cesamet, un cannabinoide sintético de efecto antiemético (evita el vómito), cuya efectividad como medicamento complementario en el tratamiento de distintos tipos de cáncer ha sido probada científicamente[1].

mia 4 flor de cbd foto cogollo

CBD y cáncer: lo que sabemos

El atractivo del CBD como tratamiento alternativo o complementario se desprende, en primer lugar, de sus efectos antiinflamatorios, antieméticos, ansiolíticos y analgésicos; y en segundo lugar, de la ausencia de los efectos psicoactivos o alteradores de la conciencia de otro compuesto de la misma planta llamado tetrahidrocannabinol (THC) y su consecuentemente baja probabilidad de abuso.

El gran problema, hoy en día, es la falta de investigación en humanos. Al ser un derivado natural de fácil extracción de la planta de cannabis y, por ende, prácticamente imposible de patentar, no hay una motivación económica por parte de la industria farmacéutica para financiar grandes investigaciones en humanos que puedan proveer evidencia científica de los beneficios del CBD en el tratamiento del cáncer.

A pesar de no haber grandes estudios científicos en pacientes humanos con cáncer, la gran mayoría de las investigaciones realizadas al respecto sobre ratones y sobre células humanas tumorales in vitro, arrojan resultados similares y existe un consenso en cuanto a los efectos positivos en la relación CBD y cáncer, como el de inhibir la proliferación y el crecimiento de células tumorales e interferir en el proceso de metástasis (la diseminación del cáncer en el cuerpo del paciente).

En Estados Unidos, por ejemplo, se utiliza la nabilona (Cesamet), aprobada por la FDA (la agencia reguladora de alimentos y medicamentos), para paliar las náuseas y vómitos producidos por el tratamiento de quimioterapia.

En definitiva, mientras continúe la ausencia de investigaciones exhaustivas en humanos, el uso del CBD en enfermos de cáncer debe ser siempre consultado previamente con un médico o especialista. No hay información fehaciente sobre el efecto del CBD en pacientes en conjunción con otras drogas o medicamentos, o tratamientos contra el cáncer y, por lo tanto, no hay posibilidad de saber a ciencia cierta si el CBD no afectara a la efectividad de esas otras drogas o tratamientos. Así, la guía constante de un médico o un especialista es imprescindible.

 

hipertension y cbd

Aún queda mucho por aprender sobre la relación entre CBD y cáncer. Es fundamental fomentar la investigación en humanos que respalde su utilización y promueva su legalización y su regulación, para que su acceso en el mercado sea amplio y seguro. No basta con legalizar el uso externo del aceite de CBD y de cremas con compuestos cannabinoides, ya que el CBD ofrece un mundo de posibilidades en el tratamiento de una gran cantidad de aflicciones, incluido el cáncer.

1 comentario en “CBD para enfermos de cáncer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
X

¿eres mayor de 18 años?